viernes, 26 de febrero de 2016

Martirologio Romano 1956.

26 de Febrero (27 en año bisiesto) / Die 26 (vel27) Februarii. Quarto Kalendas Martii. 


En Perga de Panfilia, el triunfo de san Néstor, Obispo; el cual, en la persecución de Decio, suplicando instantemente a Cristo día y noche que custodiase su grey, fue preso, y luego, por confesar con admirable libertad y alegría el nombre del Señor, fue atormentado cruelmente en el potro, de orden del Presidente Folión, y, por último, protestando constantemente que estaría siempre unido a Cristo, colgado de una cruz voló vencedor al cielo.
Perge, in Pamphylia, natalis beati Nestoris Episcopi, qui, in persecutione Decii,cum diu noctuque orationi insisteret postulans ut grex Christi custodiretur, comprehensus est, ac, nomen Domini mira libertate et alacritate confessus, Praesidis Pollionis jussu equuleo  saevissime est cruciatus; ac demum, cum se Christo semper adhaesurum constanter profiteretur, crucis suspendio victor in caelum migravit.


En la misma ciudad, el suplicio de los santos Papías, Diodoro, Conón y Claudiano, que precedieron a san Néstor en el martirio.
Ibidem passio sanctorum Papiae, Diodori, Cononis et Claudiani, qui sanctum Nestorem martyrio praecesserunt.

También los santos Mártires Fortunato, Félix y otros veintisiete.
Item sanctorum Martyrum Fortunati, Felicis et aliorum viginti septem.

En Alejandría, san Alejandro, Obispo, glorioso anciano, sucesor de san Pedro, Obispo de la misma ciudad, que, inflamado en el celo de la fe, arrojó de la Iglesia a su Presbítero Arrio, contaminado con la herética impiedad y convencido con la verdad divina; después, entre los trescientos dieciocho Padres del Concilio Niceno, condenó a dicho heresiarca.
Alexandriae sancti Alexandri Episcopi, gloriosi senis, qui, post beatum Petrum, ejusdem civitatis Episcopum, zelo fidei succensus, Arium, Presbyterum suum, haeretica impietate depravatum et divina veritate convictum, de Ecclesia ejecit; ac postea, inter trecentos decem et octo Patres, in Nicaeno Concilio eumdem damnavit.

En Bolonia, san Faustiniano, Obispo; el cual, con la virtud de su predicación, confirmó y acrecentó aquella Iglesia, vejada por la persecución de Dioclecianó.
Bononiae sancti Faustiniani Episcopi, qui eam Ecclesiam, Diocletiani persecutione vexatam, verbo praedicationis firmavit et auxit.

En Gaza de Palestina, san Porfirio, Obispo, que, imperando Arcadio, echó por tierra el ídolo Marna y su templo, y, después de muchos tormentos, descansó en el Señor.
Gazae, in Palaestina, sancti Porphyrii Episcopi, qui, tempore Arcadii Imperatoris,Marnam idolum ejusque templum evertit, ac, multa passus, quievit in Domino.

En Florencia, san Andrés, Obispo y Confesor.
Florentiae sancti Andreae, Episcopi et Confessoris.

En territorio de Arcis, en Francia, san Víctor, Confesor, cuyas alabanzas escribió san Bernardo.
In territorio Archiacensi, in Gallia, sancti Victoris Confessoris, cujus laudes sanctus Bernardus conscripsit.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.