viernes, 5 de febrero de 2016

Martirologio Romano 1956.

5 de febrero / Die 5 Februarii. Nonis Februarii


En Catania de Sicilia, el triunfo de santa Águeda, Virgen y Mártir, la cual, imperando Decio, por sentencia del Juez Quinciano, después de torturada, abofeteada, descoyuntada en el potro y cercenados los pechos, la revolcaron sobre tejuelas y brasas; y, finalmente, en la cárcel, mientras oraba al Señor, acabó su vida.
atanae, in Sicilia, natalis sanctae Agathae, Virginis et Martyris; quae, temporibus Decii Imperatoris, sub Quinctiano Judice, post alapas et carcerem, post equuleum et torsiones, post mamillarum
abscissionem, post volutationem in testulis et carbonibus, tandem in carcere, Deum precans, consummata est.

En Nangasachi del Japón, el suplicio de veintiséis Mártires: de ellos tres Sacerdotes, un Clérigo y dos Legos pertenecían a la Orden de los Menoresotros tres, uno de ellos Clérigo, a la Compañía de Jesús, y diecisiete a la Orden tercera de san Francisco. Todos ellos, crucificados y alanceados por la fe católica, mientras alababan al Señor y predicaban la misma fe, acabaron gloriosamente. El Sumo Pontífice Pío IX los puso en el catálogo de los Santos.
Nangasachii, in Japonia, passio viginti sex Martyrum, e quibus tres Sacerdotes atque unus Clericus et duo Laici ad Ordinem Minorum, tres, et in eis unus quidem Cldricusad Societatem Jesu, ac septemdecim ad tertium sancti Francisci Ordinem revocantur. Hi omnes pro catholica fide, in crucemacti et lancearum ictibus perfossi, inter divinas laudes ejusdemque fidei praedicationem, gloriose occubuerunt; et a Pio Nono, Pontifice Maximo, Sanctorum fastis adscripti sunt.

En el Ponto, la conmemoración de muchísimos santos Mártires, en la persecución de Maximiano; de ellos unos, bañados en plomo derretido; otros, atormentados en las uñas con cañas agudísimas y vejados con muchos y horrendos suplicios varias veces repetidos, merecieron del Señor, con tan ilustre martirio, las palmas y coronas.
In Ponto commemoratio plurimorum sanctorum Martyrum, in persecutione Maximiani; quorum alii plumbo liquenti perfusi, alii acutisarundinibus in unguibus cruciati, ac multis horrendis vexati tormentis, iisdemque saepius iteratis, palmas a Domino et coronas illustri passione meruerunt.


En Alejandría, san Isidoro, soldado y Mártir, a quien, en la persecución de Decio, Numeriano, General del ejército, cortó la cabeza por la fe de Cristo.
Alexandriae sancti Isidori, militis et Martyris; qui, in persecutione Decii, a Numeriano, exercitus Duce, ob Christi fidem, capite caesus est.


En Viena, san Avito, Obispo y Confesor, por cuya fe, celo y admirable doctrina se preservaron las Galias de la herética peste del Arrianismo.
Viennae beati Aviti, Episcopi et Confessoris, cujus fide, industria atque admirabili doctrina ab Arianae haeresis infestatione sunt Galliae defensae.


En Seben de la Recia segunda, san Ingenuíno, Obispo, cuya vida fue ilustre en milagros. Su sagrado cuerpo fue más tarde trasladado a Brixen, donde se guarda honoríficamente
Sabione, in Rhaetia secunda, sancti Ingenuini Episcopi, cujus vita miraculis exstitit gloriosa. Sacrum vero ipsius corpus Brixinonem postea translatum fuit, ibique honorifice asservatum.

En Brixen, san Albuíno, Obispo, el cual trasladóla Cátedra Episcopal de Seben a dicha ciudad, donde, esclarecido en milagros, pasó al Señor.
Brixinone sancti Albuini Episcopi, qui eam in civitatem e Sabione Cathedram Episcopalem transtulit, et ibidem, virtutum signis emicans, migravit ad Dominum.


Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.