martes, 16 de septiembre de 2014

Invitación Santa Misa Tridentina y Canto del Te Deum

*
SE INVITA A LA FELIGRESIA A LA
SANTA MISA TRIDENTINA
CON CANTO DEL TEDEUM DE
FIESTAS PATRIAS, 
ESTE 18 DE SEPTIEMBRE A LAS
19 HRS, DIOS MEDIANTE, EN LA
PARROQUIA SANTA BARBARA DE CASABLANCA

lunes, 15 de septiembre de 2014

Nuestra Señora de los Siete Dolores.

Nuestra Señora de Dolores.
De una homilía de S.S. Benedicto XVI en Lourdes el 15 de septiembre de 2008.
*
Ayer celebramos la Cruz de Cristo, instrumento de nuestra salvación, que nos revela en toda su plenitud la Misericordia de nuestro Dios. En efecto, la Cruz es donde se manifiesta de manera perfecta la compasión de Dios con nuestro mundo.
*
Hoy, al celebrar la Memoria de Nuestra Señora de los Dolores, contemplamos a María que comparte la compasión de su Hijo por los pecadores. Como afirma San Bernardo, la Madre de Cristo entró en la Pasión de su Hijo por su compasión (cf. Sermón en el Domingo de la infraoctava de la Asunción). Al pie de la Cruz se cumple la profecía de Simeón de que su Corazón de madre sería traspasado (cf. Lc 2,35) por el suplicio infligido al Inocente, nacido de su carne. Igual que Jesús lloró (cf. Jn 11,35), también María ciertamente lloró ante el Cuerpo lacerado de su Hijo. Sin embargo, su discreción nos impide medir el abismo de su dolor; la hondura de esta aflicción queda solamente sugerida por el símbolo tradicional de las siete espadas. Se puede decir, como de su Hijo Jesús, que este sufrimiento la ha guiado también a Ella a la perfección (cf. Hb 2,10) para hacerla capaz de asumir la nueva misión espiritual que su Hijo le encomienda poco antes de expirar (cf. Jn 19,30): convertirse en la Madre de Cristo en sus miembros. En esta Hora, a través de la figura del discípulo a quien amaba, Jesús presenta a cada uno de sus discípulos a su Madre, diciéndole: “Ahí tienes a tu hijo” (Jn 19,26-27).
*
María está hoy en el gozo y la gloria de la Resurrección. Las lágrimas que derramó al pie de la Cruz se han transformado en una sonrisa que ya nada podrá extinguir, permaneciendo intacta, sin embargo, su compasión maternal por nosotros. Lo atestigua la intervención benéfica de la Virgen María en el curso de la historia y no cesa de suscitar una inquebrantable confianza en Ella; la oración Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María! expresa bien este sentimiento. María ama a cada uno de sus hijos, prestando una atención particular a quienes, como su Hijo en la Hora de su Pasión, están sumidos en el dolor; los ama simplemente porque son sus hijos, según la Voluntad de Cristo en la Cruz.
*
El salmista, vislumbrando de lejos este vínculo maternal que une a la Madre de Cristo con el pueblo creyente, profetiza a propósito de la Virgen María que “los más ricos del pueblo buscan tu sonrisa” (Sal 44,13). De este modo, movidos por la Palabra inspirada de la Escritura, los cristianos han buscado siempre la sonrisa de Nuestra Señora, esa sonrisa que los artistas en la Edad Media han sabido representar y resaltar tan prodigiosamente. Este sonreír de María es para todos; pero se dirige muy especialmente a quienes sufren, para que encuentren en Ella consuelo y sosiego. Buscar la sonrisa de María no es sentimentalismo devoto, sino más bien la expresión justa de la relación viva y profundamente humana que nos une con la que Cristo nos ha dado como Madre.
*
En la sonrisa que nos dirige la más destacada de todas las criaturas, se refleja nuestra dignidad de hijos de Dios, la dignidad que nunca abandona a quienes están enfermos. Esta sonrisa, reflejo verdadero de la Ternura de Dios, es fuente de esperanza inquebrantable. Sabemos que, por desgracia, el sufrimiento padecido rompe los equilibrios mejor asentados de una vida, socava los cimientos fuertes de la confianza, llegando incluso a veces a desesperar del sentido y el valor de la vida. Es un combate que el hombre no puede afrontar por sí solo, sin la ayuda de la gracia divina. Cuando la palabra no sabe ya encontrar vocablos adecuados, es necesaria una presencia amorosa; buscamos entonces no sólo la cercanía de los parientes o de aquellos a quienes nos unen lazos de amistad, sino también la proximidad de los más íntimos por el vínculo de la fe. Y ¿quién más íntimo que Cristo y su Santísima Madre, la Inmaculada? Ellos son, más que nadie, capaces de entendernos y apreciar la dureza de la lucha contra el mal y el sufrimiento. La Carta a los Hebreos dice de Cristo, que Él no sólo “no es incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino que ha sido probado en todo exactamente como nosotros” (cf. Hb 4,15). Quisiera decir humildemente a los que sufren y a los que luchan, y están tentados de dar la espalda a la vida: ¡Volveos a María! En la sonrisa de la Virgen está misteriosamente escondida la fuerza para continuar la lucha contra la enfermedad y a favor de la vida. También junto a Ella se encuentra la gracia de aceptar sin miedo ni amargura el dejar este mundo, a la hora que Dios quiera.
*
La sonrisa de María es una fuente de agua viva. “El que cree en Mí -dice Jesús- de sus entrañas manarán torrentes de agua viva” (Jn 7,38). María es la que ha creído, y, de su seno, han brotado ríos de agua viva para irrigar la historia de la humanidad. La fuente que María indicó a Bernadette aquí, en Lourdes, es un humilde signo de esta realidad espiritual. De su corazón de creyente y de Madre brota un agua viva que purifica y cura. Al sumergirse en las piscinas de Lourdes cuántos han descubierto y experimentado la dulce maternidad de la Virgen María, juntándose a Ella par unirse más al Señor. En la secuencia litúrgica de estaMemoria de Nuestra Señora la Virgen de los Dolores, se honra a María con el título de Fons amoris, “Fuente de amor”. En efecto, del Corazón de María brota un amor gratuito que suscita como respuesta un amor filial, llamado a acrisolarse constantemente. Como toda madre, y más que toda madre, María es la educadora del amor. Por eso tantos enfermos vienen aquí, a Lourdes, a beber en la “Fuente de amor” y para dejarse guiar hacia la única fuente de salvación, su Hijo, Jesús, el Salvador.
*
“Porque eres la Sonrisa de Dios, el reflejo de la Luz de Cristo, la Morada del
Espíritu Santo,
porque eres la Estrella de la mañana, la Puerta del Cielo y la primera criatura
resucitada,
Nuestra Señora de Lourdes,
junto con nuestros hermanos y hermanas cuyo cuerpo y corazón están doloridos, te
decimos: ruega por nosotros”.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Misa Tridentina en la Exaltación de la Santa Cruz.

*
Domingo 14 de septiembre de 2014, In Exaltatione Sanctae crucis, Santa Misa Tridentina, Dios mediante, a las 17 hrs, en la Parroquia Santa Bárbara de Casablanca . A las 16,30 hrs confesiones y rezo del Santo Rosario.

sábado, 13 de septiembre de 2014

EXALTACION DE LA SANTA CRUZ.

 II clase, rojo
Gloria, Genuflexión en la epístola, Credo.
Si cae en domingo, se omite la conmemoración del domingo.


Hacia el año 320 la Emperatriz Elena de Constantinopla encontró la Vera Cruz, la cruz en que murió Nuestro Señor Jesucristo, La Emperatriz y su hijo Constantino hicieron construir en el sitio del descubrimiento la Basílica del Santo Sepulcro, en el que guardaron la reliquia.
Años después, el rey Cosroes II de Persia, en el 614 invadió y conquistó Jerusalén y se llevó la Cruz poniéndola bajo los pies de su trono como signo de su desprecio por el cristianismo. Pero en el 628 el emperador Heraclio logró derrotarlo y recuperó la Cruz y la llevó de nuevo a Jerusalén el 14 de septiembre de ese mismo año. Para ello se realizó una ceremonia en la que la Cruz fuellevada en persona por el emperador a través de la ciudad. Desde entonces, ese día quedó señalado en los calendarios litúrgicos como el de la Exaltación de la Vera Cruz.

viernes, 12 de septiembre de 2014

Misa de Requiem (Aniversario).


Se invita a Ud., y familia
 a la SANTA MISA IN MEMORIAM
en el venerable Rito Antiguo
en latín y con canto gregoriano
por el eterno descanso del alma de don
EDDIE MORALES CAMPOS
en su 2° Aniversario
y que se celebrará este
VIERNES 12 DE SEPTIEMBRE DE 2014
DIOS MEDIANTE A LAS
20,00 HRS. EN SU
PARROQUIA SANTA BARBARA DE CASABLANCA

jueves, 11 de septiembre de 2014

EL DULCE NOMBRE DE MARÍA.


El Señor ha hecho vuestro nombre tan glorioso, que no se caerá de la boca de los hombres. (Jdt. 13, 25).

Los elogios más sublimes corresponden a María, a la cual todas las generaciones llaman bienaventurada, y Aquel que “hizo en Ella cosas grandes y cuyo nombre es santo” quiso darle íntima participación de esa misma santidad para consuelo y gozo de quienes invocaren su dulce nombre. Nombre que ha de ser loado, en todo el mundo, porque infunde valor y fortaleza. Bien lo aprendieron los indios mejicanos de boca de los pobres soldados españoles cautivos, que subían al pavoroso teocalli invocando: “‘Ay, Santa María!” y con este nombre en los labios expiraban.
España fue la primera en solicitar y obtener de la Santa Sede autorización para celebrar la fiesta del Dulce Nombre. Y esto acaeció en el año 1513. Pero fue el Papa Inocencio XI quien decretó, el 25 de noviembre de 1683, que toda la Iglesia celebrara solemnemente la fiesta de este nombre excelso, para perpetuar la victoria que los austriacos y polacos, mandados por Juan Sobieski, consiguieron de los turcos ese año en Viena.
El dulce nombre de María, para los que luchamos en el campo de la vida, es lema, escudo y presagio. Lo afirma uno de sus devotos, San Antonio de Padua, con esta comparación: “Así como antiguamente, según cuenta el libro de los Números, señaló Dios tres ciudades de refugio, a las cuales pudiera acogerse todo aquel que cometiese un homicidio involuntario, así ahora la misericordia divina provee de un refugio seguro incluso para los homicidas voluntarios: el nombre de María. Torre fortísima es el nombre de Nuestra Señora. El pecador se refugiará en ella y se salvará. Es nombre dulce, nombre que conforta, nombre de consoladora esperanza, nombre tesoro del alma. Nombre amable a los ángeles, terrible a los demonios, saludable a los pecadores y suave a los justos”
Que el sabroso nombre de nuestra Madre, unido al de Jesús, selle nuestros labios en el instante supremo y ambos sean la contraseña que nos abra de par en par las puertas de la gloria.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Martirologio Romano 1956.

10 de Septiembre / Die 10 Septembris. Quarto Idus Septembris. 


En Tolentino del Piceno, el tránsito de san Nicolás, Confesor, de la Orden de los Ermitaños de san Agustín.
Tolentini, in Piceno, depositio sancti Nicolai Confessoris, ex Ordine Eremitarum sancti Augustini.

En África, el triunfo de los santos Obispos Nemesiano, Félix, Lucio, otro Félix, Liteo, Poliano, Víctor, Jaderes, Dativo y otros; los cuales, en la rabiosa persecución que se levantó en tiempo de Valeriano y Galieno, apenas confesaron intrépidamente a Cristo, fueron duramente apaleados; después atados con grillos, y conducidos a cavar en las minas de metal, consumaron el combate de su gloriosa confesión.
In Africa natalis sanctorum Episcoporum Nemesiani, Felicis, Lucii, alterius item Felicis, Littei, Polyani, Victoris, Jaderis, Dativi et aliorum; qui,sub Valeriano et Gallieno, exsurgente persecutionis rabie, ad primam confessionis Christi constantiam graviter fustibus caesi sunt, deinde, compedibus vincti et ad fodienda metalla deputati, gloriosae confessionis agonem consummarunt.


En Lieja de Bélgica, san Teodardo, Obispo y Mártir, que dio la vida por sus ovejas, y después de la muerte resplandeció en milagros.
Leodii, in Belgio, sancti Theodardi, Episcopi et Martyris; qui animam suam posuit pro ovibus suis, et miraculorum signis post mortem illuxit.


En Calcedonia, los santos Mártires Sóstenes y Víctor, los cuales, en la persecución de Diocleciano, siendo Prisco Proconsul de Asia, después de superar las prisiones y las fieras, fueron condenados al fuego; pero ellos, saludándose mutuamente con el ósculo santo, puestos en oración, entregaron su espíritu.
Chalcedone sanctorum Martyrum Sosthenis et Victoris, qui, in persecutione Diocletiani, sub Asiae Proconsule Prisco, post vincula et bestias superatas, jussi sunt incendi; at illi, salutantesse invicem in osculo sancto, in oratione positi emiserunt spiritum.

Igualmente los santos Mártires Apeles, Lucas y Clemente.
Item sanctorum Martyrum Apellii, Lucae  et Clementis. 


En Bitinia, las santas Vírgenes Menodora, Metrodora y Ninfodora, hermanas, las cuales, en tiempo del Emperador Maximiano y presidiendo Frontón, por su intrépida constancia en la fe de Cristo, coronadas del martirio, llegaron a la gloria.
In Bithynia sanctarum Virginum sororum Menodorae, Metrodorae et Nymphodorae; quse sub Maximiano Imperatore et Frontone Praeside, ob intrepidam in Christi fide constantiam martyrio coronatae, pervenerunt ad gloriam.

En Compostela, san Pedro, Obispo, que resplandeció con muchas virtudes y milagros.
Compostellae sancti Petri Episcopi, qui multis virtutibus et miraculis claruit.

En la ciudad de Albi, en Francia, san Salvio, Obispo y Confesor.
In civitate Albigensi, in Gallia, sancti Salvii, Episcopi et Confessoris. 


En Novara, san Agapio, Obispo.
Novariae sancti Agapii Episcopi. 


En Constantinopla, santa Pulqueria, Emperatriz, Virgen, insigne en religión y piedad.
Constantinopoli sanctae Pulcheriae Augustae, Virginis, religione et pietate insignis.

En Nápoles de Campania, santa Cándida la más joven, esclarecida en milagros.
Neapoli, in Campania, sanctae Candidae junioris, miraculis clarae.


Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Natividad de la Santísima Virgen María.

Natividad de la Santísima Virgen María.


“Que se alegre tu Iglesia, Señor, y se goce en el nacimiento de la Virgen María, que fue para el mundo esperanza y aurora de salvación".
*
“¿Cuántos años cumple hoy Nuestra Madre?... Para Ella el tiempo ya no pasa, porque ha alcanzado la plenitud de la edad, esa juventud eterna y plena que nace de la participación en la juventud de Dios que, según nos dice San Agustín, “es más joven que todos”, precisamente por ser eterno e inmutable. Quizá hemos podido ver de cerca la alegría y la juventud interior de alguna persona santa, y contemplar cómo de un cuerpo que llevaba el peso de los años surgía una juventud del corazón con una energía y una vida incontenible. Esta juventud interior es más honda cuanto mayor es la unión con Dios, María, por ser la criatura que más íntimamente ha estado unida a Él, es ciertamente la más joven de todas las criaturas. Juventud y madurez se confunden en Ella, y también en nosotros cuando vamos derechamente ad Deum, qui laetificat iuventutem meam, hacia Dios que nos rejuvenece cada día por dentro y, con su gracia nos inunda de alegría.
*
“Desde su adolescencia, la Virgen gozó de una madurez interior plena y proporcionada a su edad. Ahora, en el Cielo, con la plenitud de la gracia –la inicial y la que alcanzó con sus méritos uniéndose a la Obra de su Hijo- nos contempla y presta oídos a nuestras alabanzas y a nuestras peticiones. Hoy escucha nuestro canto de acción de gracias a Dios por haberla creado, y nos mira y nos comprende porque Ella –después de Dios- es quien más sabe de nuestra vida, de nuestras fatigas, de nuestros empeños.
*
“Todos los padres piensan cuando nace un hijo que es incomparable. También debieron de pensarlo San Joaquín y Santa Ana cuando nació María, y ciertamente no se equivocaban. Todas las generaciones la llaman bienaventurada. “No podían sospechar aquel día, Joaquín y Ana, lo que había de ser aquel fruto de su limpio amor. Nunca se sabe. ¿Quién puede decir lo que será una criatura recién nacida? Nunca se sabe…”. Cada una es un misterio de Dios que viene al mundo con un específico quehacer del Creador.
*
“Dios Padre, al contemplar a María recién nacida, se alegró con una alegría infinita al ver una criatura humana sin el pecado de origen, llena de gracia, purísima, destinada a ser la Madre de su Hijo para siempre. Aunque Dios concedió a Joaquín y Ana una alegría muy particular, como participación de la gracia derramada sobre su Hija, ¿qué habrían sentido si, al menos de lejos, hubieran vislumbrado el destino de aquella criatura, que vino al mundo como las demás?

domingo, 7 de septiembre de 2014

Domingo XIII después de Pentecostés.

Para ti, descendencia de Abraham el padre de los creyentes, más numerosa que las estrellas que centellean en el cielo, las promesas divinas subsistentes en Cristo.*
(II clase, verde) Gloria, Credo y prefacio de la Santísima Trinidad. 2ª Oración del Inmaculado Corazón de María.
*
La Biblia y la Liturgia de este día.
*
Sobre la curación de la lepra, véase lo que se dice en el 3º domingo después de Epifanía sobre la curación del leproso y la legislación relativa a esta enfermedad. Se advertirá, particularmente, que es una enfermedad impura. Se la purificaba mediante el hisopo (Levítico 14.6), que servía para diversas purificaciones (Números 19 - Hebreos 9.19).
Esto permite comprobar, refiriéndonos al Salmo 50.9, que la lepra material es símbolo de la lepra espiritual, el pecado, de igual modo que la parálisis corporal, es símbolo del embotamiento del alma (acudir al 18º domingo después de Pentecostés). Ver en Números 12.1-15 el caso de María, hermana de Moisés, herida por Dios con la lepra en castigo de sus murmuraciones; Deuteronomio 24.8-9 recuerda al pueblo este impresionante ejemplo. Ver un caso semejante en la vida del siervo de Eliseo (4 Reyes 5.20-27) y en la del rey Ozías (4 Reyes 15.1-7). Llama la atención el leer en este mismo sentido a Isaías 53.2-5, donde se designa como leproso al Siervo de Yahvé.
Para comprender la epístola, ver en el 2º domingo de Adviento, al final, las promesas hechas a Abraham, especialmente Génesis 13.15.
*
Lectura de la Biblia.
*
Sabiduría 10.1 a 12.2; 12.12 a 27; 16.15 a 17.6; 17.20 a 18.19; 19.
Eclesiástico 1.1 a 4.10; 5; 6; 7.27-36.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Martirologio Romano 1956.

6 de Septiembre / Die 6 Septembris. Octavo Idus Septembris. 


En Palestina, san Zacarías, Profeta, que vuelto, ya anciano, de Caldea a su patria, y muerto allí, fue sepultado junto al Profeta Ageo.
In Palaestina sancti Zachariae Prophetae, qui, de Chaldaea senex in patriam reversus, ibique defunctus, juxta Aggaeum Prophetam conditus jacet.


En Helesponto, san Onesíforo, discípulo de los Apóstoles, de quien hace memoria san Pablo en la Carta a Timoteo, y que, juntamente con san Porfirio, de orden del Procónsul Adriano, fue allí mismo bárbaramente azotado, y arrastrado por unos caballos indómitos, entregó su espíritu a Dios.
In Hellesponto sancti Onesiphori, Apostolorum discipuli, cujus meminit sanctus Paulus ad Timotheum scribens. Ipse autem Onesiphorus ibidem, una cum sancto Porphyrio, jussu Hadriani Proconsulis acriter verberatus et a ferocibus raptatus equis, spiritum Deo reddidit.

En África, los santos Obispos Donaciano, Presidio, Mansueto, Germán y Fúsculo, los cuales, en la persecución Vandálica, por orden de Hunerico, Rey Arriano, por confesar la verdad católica, fueron cruelísimamente apaleados y desterrados. Estaba también entre ellos otro Obispo, por nombre Leto, varón sumamente esforzado y doctísimo, que después de una larga y asquerosa prisión, fue quemado vivo.
In Africa sanctorum Episcoporum Donatiani, Praesidii, Mansueti, Germani et Fusculi; qui, in persecutione Wandalica, jussu Ariani Regis Hunnerici, pro assertione catholicae veritatis, fustibus dirissime caesi et exsilio eliminati sunt. Inter eos etiam erat Episcopus, nomine Laetus, strenuus atque doctissimus vir, qui, post diuturnos carceris squalores, incendio concrematus est.

En Alejandría, el suplicio de los santos Mártires Fausto Presbítero, Macario y diez Campañeros; los cuales, en tiempo del Emperador Decio y del Presidente Valerio, por el nombre de Cristo, cortada la cabeza, consumaron el martirio.
Alexandriae passio sanctorum Martyrum Fausti Presbyteri, Macarii et Sociorum decem; qui, sub Decio Imperatore et Valerio Praeside, pro Christi nomine, abscissis cervicibus, martyrium compleverunt.

En Capadocia, los santos Mártires Cótido Diácono, Eugenio y sus Compañeros.
In Cappadocia sanctorum Martyrum Cottidi Diaconi, Eugenii et Sociorum. 

En Verona, san Petronio, Obispo y Confesor.
Veronae sancti Petronii, Episcopi et Confessoris. 

En Roma, san Eleuterio, Abad, que fue siervo de Dios, y como escribe san Gregorio Papa, con oraciones y lágrimas resucitó un muerto.
Romae sancti Eleutherii Abbatis, qui Dei servus fuit, atque (ut sanctus Gregorius Papa scribit) oratione et lacrimis mortuum suscitavit.


Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Martirologio Romano 1956.

5 de Septiembre / Die 5 Septembris. Nonis Septembris. 



San Lorenzo Justiniano, Primer Patriarca de Venecia y Confesor, que en este día, a pesar suyo, fue elevado a la Cátedra pontifical, y durmió en el Señor el día 8 de Enero.
Sancti Laurentii Justiniani, primi Patriarchae Venetiarum et Confessoris, qui pontificalem Cathedram hac die invitus ascendit, et sexto Idus Januarii obdormivit in Domino.

En un arrabal de Roma, san Victorino, Obispo y Mártir, que, esclarecido en santidad y milagros, fue elegido, por los votos de todo el pueblo, Obispo de Amiterno. Después, en tiempo de Nerva Trajano, desterrado, con otros siervos del Señor, a Contillano, y por sentencia del Juez Aureliano, suspendido cabeza abajo en los pozos de aguas pestilentes y sulforosas que allí manan, y habiendo sufrido tres días por el nombre de Cristo este suplicio, al fin, gloriosamente coronado, subió vencedor al cielo. Su cuerpo lo recogieron furtivamente los Cristianos y le dieron honorífica sepultura en Amiterno de los Vestinos.
Romae, in suburbano, beati Victorini, Episcopi et Martyris; qui, sanctitate et miraculis clarus, sacerdotium Amiterninae urbis, totius populi electione, adeptus est. Postmodum, sub Nerva Trajano, apud Cutilias, ubi putentes et sulphureae emanant aquae, cum aliis Dei servis, relegatus, ab Aureliano Judice jussus est suspendi capite deorsum; idque cum per triduum pro nomine Christi passus fuisset, tandem, gloriose coronatus, victor migravit ad Dominum. Ejus corpus rapuerunt Christiani, et honorifica sepultura Amiterni, in Vestinis, condiderunt.

En Constantinopla, los santos Mártires Urbano, Teodoro, Menedemo y setenta y siete Compañeros eclesiásticos, los cuales, por orden del Emperador Valente, en odio a la fe católica, puestos en un bajel, fueron quemados en alta mar.
Constantinopoli sanctorum Martyrum Urbani, Theodori, Menedemi, et Sociorum septuaginta septem ex ordine ecclesiastico; qui a Valente Imperatore, pro fide catholica, in navigio impositi, jussi sunt in mari comburi.


En el Puerto Romano, el suplicio de san Herculanosoldado, el cual, imperando Galo, fue por la, fe de Cristo azotado con nervios y descapitado.
In Portu Romano passio sancti Herculani militis, qui, sub Gallo Imperatore, ob Christi fidem caesus flagris et capite obtruncatus est.

En Capua, los santos Mártires Quicio, Arconcio y Donato.
Capuae sanctorum Martyrum Quinctii, Arcontii et Donati. 

El mismo día, san Rómulo, que siendo Prefecto del palacio de Trajano y detestando la crueldad de este Emperador contra los Cristianos, fue azotado con varas y degollado.
Eodem die sancti Romuli, qui, cum esset Trajani aulae prefectus ac saevitiam Imperatoris in Christianos detestaretur, caesus est virgis, et capite truncatus.

En Melitina de Armenia, el triunfo de los santos soldados Eudosio, Zenón, Macario y otros mil ciento cuatro Compañeros, los cuales, en la persecución de Diocleciano, arrojando el cinto militar, fueron por confesar a Cristo martirizados.
Melitinae, in Armenia, passio sanctorum militum Eudoxii, Zenonis, Macarii, et Sociorum mille centum et quatuor; qui, cum abjecissent militiae  cingulum, in persecutione Diocletiani, pro Christi confessione necati sunt.


En una aldea de Therouanne en el monasterio de Setien, en Francia, san Bertín, Abad.
In pago Tarvanensi, monasterio Sithinensi, in Gallia, sancti Bertini Abbatis. 

En Toledo de España, santa Obdulia, Virgen.
Toleti, in Hispania, sanctae Obduliae Virginis. 


Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.

martes, 2 de septiembre de 2014

Martirologio Romano 1956.

2 de Septiembre / Die 2 Septembris.  Quarto Nonas Septembris. 


San Esteban, Rey de los Húngaros y Confesor, que durmió en el Señor el 15 de Agosto.
Sancti Stephani, Regis Hungarorum et Confessoris; qui decimo octavo KalendasSeptembris obdormivit in Domino.

En Roma, Santa Máxima, Mártir, que durante la persecución de Diocleciano, confesando a Cristo a una con san Ansano, mientras la apaleaban entregó su espíritu.
Romae sanctae Maximae Martyris, quae, simul cum sancto Ansano Christum confessa, in persecutione Diocletiani, dum fustibus caeditur, reddidit spiritum.

En Pamiers de Francia, san Antolín, Mártir, cuyas reliquias se conservan con gran veneración en Palencia de España.
Pamiae, in Gallia, sancti Antonini Martyris, cujus reliquiae apud Ecclesiam Palentinam, in Hispania, magna veneratione asservantur.

Igualmente los santos Mártires Diomedes, Julián, Felipe, Eutiquiano, Esiquio, Leónides, Filadelfo, Menalipo y Pantágapas; de los cuales unos consumaron el martirio en el fuego, otros en el agua, y otros por la espada y en la cruz.
Item sanctorum Martyrum Diomedis, Juliani, Philippi, Eutychiani, Hesychii, Leonidae, Philadelphi, Menalippi et Pantagapae; quorum alii igne, alii aqua, ense alii et cruce martyrium compleverunt.

En Nicomedia, los santos Mártires Zenón y sus hijos Concordio y Teodoro.
Nicomediae sanctorum Martyrum Zenonis, atque Concordii et Theodori, filiorum ejus. 


En Lyon de Francia, san Elpidio, Obispo y Confesor.
Lugduni, in Gallia, sancti Elpidii, Episcopi et Confessoris. 

En el Piceno, otro san Elpidio, Abad, cuyo nombre tomó el pueblo que se gloría de poseer su santo cuerpo.
In Piceno item sancti Elpidii Abbatis, cujus nomine oppidum est appellatum, quod ejus sacrum corpus se possidere congaudet.


En el monte Soracte, san Nonoso, Abad, el cual con su oración trasladó de un lugar a otro un gran peñasco, y resplandeció con otros milagros.
In monte Soracte sancti Nonnosi Abbatis, qui ingentis molis saxum orationesua transtulit, aliisque miraculis coruscavit.

El mismo día, la Conmemoración de los santos hermanos Mártires Evodio, Hermógenes y Calixta. Padecieron el martirio en la ciudad de Siracusa, en Sicilia, y de ellos se hace mención también el 25 de Abril.
En Lyon de Francia, la Traslación de los santos Justo, Obispo y Confesor, y Viador, que había sido su ministro, cuyo tránsito se conmemora, respectivamente, el 14 y el 21 de Octubre.
Eodem die Commemoratio sanctorum Martyrum germanorum Evodii, Hermogeniset Callistae; de quibus, in Syracusana Siciliae urbe martyrium passis, agitur etiam septimo Kalendas Maji. Lugduni, in Gallia, Translatio sanctorum Justi, Episcopi et Confessoris, acViatoris, qui ejus fuerat minister; quorum natalis dies respective pridie Idus Octobris et duodecimo Kalendas Novembris recensetur.


Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.