jueves, 12 de octubre de 2017

Nuestra Señora del Pilar, Patrona de Hispanoamérica.

3278889759_f7b84f8742_o
Según una venerada tradición, la Santísima Virgen María se manifestó en Zaragoza sobre una columna o pilar, signo visible de su presencia. Esta tradición encontró su expresión cultual en la misa y en el Oficio que, para toda España, decretó Clemente XII. Pío VII elevó la categoría litúrgica de la fiesta. Pío XII otorgó a todas las naciones sudamericanas la posibilidad de celebrar la misma misa que se celebraba en España.

martes, 10 de octubre de 2017

SAN FRANCISCO DE BORJA

SAN FRANCISCO
DE BORJA,
Confesor
n. 28 de octubre de 1510 en Gandía (Valencia), España;
† 30 de septiembre de 1572 en Ferrara, Italia

Protector contra los terremotos.
SAN FRANCISCO DE BORJA, Confesor
Los que usan del mundo vivan como si no usasen,
porque la apariencia de este mundo pasa.
(1 Corintios 7, 31)

San Francisco, duque de Gandía, nacido en 1510, mereció ser llamado por Carlos V el milagro de los príncipes por sus cualidades y virtudes. Después de haber vivido santamente en Colonia como capitán general y después en su principado, entró en 1545, después de cuatro años de viudez, en la Compañía de Jesús, de la que llegó a ser superior general a pesar de sus lágrimas. Sus admirables predicaciones hacían llorar a todos los asistentes. Rehusó el cardenalato y murió en 1572.
MEDITACIÓN
SOBRE TRES VIRTUDES
DE SAN FRANCISCO DE BORJA
I. Este ilustre servidor de Dios permaneció humilde en medio de los honores. Tú no tienes las eminentes cualidades que distinguían a este gran santo y, sin embargo, estás lleno de orgullo. Ello es porque no piensas, como él, que la figura de este mundo pasa. Despréndete de los bienes del mundo para no tener pena de abandonarlos en el momento de la muerte. Estemos preparados para todo acontecimiento, de modo de no sentir pena por lo que dejemos detrás (Tertuliano).
II. Su austeridad y mortificación lucieron aun en medio de las delicias de la corte. Se armaba de un cilicio cada vez que debía encontrarse entre mujeres; ayunó durante dos años rigurosísimamente. Pero estas austeridades nada fueron comparadas a las que practicó después de su entrada en religión. ¿Esta conducta no es acaso la condenación de tu delicadeza? No te excuses alegando tus malos hábitos; tú puedes, tanto como él, corregirlos y adquirir otros buenos.
III. Tenía una devoción tan tierna que ni aun los más importantes asuntos que debía atender desviaban su pensamiento de Dios: su jornada era una oración continua. Cada mes elegía un santo como protector especial; él fue quien introdujo en la Compañía de Jesús esta santa costumbre. ¿En qué punto te hallas tú acerca de la devoción? ¿De todas las épocas de tu vida diste siquiera una a Dios? ¡Has sido niño, adolescente, has llegado a la edad de la madurez y nunca has sido virtuoso! (San Clemente de Alejandría).
La humildad.
Orad por la Compañía de Jesús.

ORACIÓN
Señor Jesucristo, modelo y recompensa de la verdadera humildad, dignaos después de haber hecho al bienaventurado Francisco vuestro glorioso imitador en el desprecio de los honores terrenos, hacernos a nosotros partícipes de sus virtudes y de su gloria. Vos que vivís y reináis por los siglos de los siglos.

lunes, 9 de octubre de 2017

SAN DIONISIO

SAN DIONISIO,
Obispo y Mártir
† decapitado hacia el año 275

Protector contra la histeria; conflictos; dolores de cabeza; hidrofobia y rabia. Se lo invoca pidiendo su intercesión por las personas poseídas.
SAN DIONISIO, Obispo y Mártir
La sabiduría del mundo es locura ante Dios.
(1 Corintios 3, 19)

Según San Gregorio de Tours, San Dionisio, nacido en Italia, fue enviado a las Galias, hacia el año 250, con otros seis obispos misioneros. De este grupo, el que penetró más en el país fue San Dionisio, acompañado del presbítero San Rústico y del diácono San Eleuterio. Llegaron a Lutecia, hoy París, y establecieron una iglesia cristiana en una isla del Sena. Instigado por los sacerdotes de los ídolos, el gobernador romano Fescennino Sisinio lo hizo detener y decapitar alrededor del año 275.
MEDITACIÓN
SOBRE LA PRUDENCIA
I. Santiago en su Epístola, dice que la prudencia del mundo es terrena, animal o diabólica. La prudencia terrena es la de los avaros; la prudencia animal, la de los voluptuosos; y la prudencia diabólica, la de los ambiciosos. ¿En cuál de estas tres categorías se te puede catalogar a ti? ¿No es verdad acaso que no trabajas sino para procurarte riquezas, placeres u honores? ¿No son éstos los tres ídolos a quienes ofreces sacrificios? Les inmolas tu espíritu, les consagras tus afanes, les ofreces en holocausto tu prudencia (Tertuliano).
II. La prudencia del cielo desprecia estas tres clases de bienes. Desprecia las riquezas, porque no es a los ricos sino a los pobres a quienes Jesucristo promete la felicidad. Ella se priva de los placeres pasajeros de esta vida, para poder gozar de las delicias eternas en compañía de los bienaventurados. En nada cuenta la estima de los hombres: bástale la de Dios. En una palabra, desprecia todo lo que es de este mundo, para alcanzar el cielo, mientras que la sabiduría del mundo nos hace olvidar el cielo para no hacernos pensar más que en la tierra. Esta sabiduría funesta presenta ante nuestras miradas los bienes pasajeros y nos esconde los bienes eternos (San Eusebio).
III. Para conducirte en todo según la verdadera prudencia, piensa siempre en el fin que debes alcanzar. Hay que ir al cielo, he ahí mi gran negocio; si lo logro, soy feliz; si fracaso, todo está perdido para mí. ¿Qué medidas tomas para llegar al cielo? Proponte este fin en todas tus acciones y mira si ellas te conducen a él. Porque, después de todo, una sola cosa es necesaria.
La prudencia.
Orad por vuestra patria.

ORACIÓN
Oh Dios, que en este día armasteis a vuestro mártir pontífice San Dionisio de fuerza y de valor para soportar los tormentos, y lo asociasteis a Rústico y Eleuterio a fin de anunciar vuestra gloria a las naciones, concedednos la gracia de despreciar, imitándolos, las prosperidades del mundo y a no temer las adversidades. Por J. C. N. S.

sábado, 7 de octubre de 2017

NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO.

NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO 7 DE OCTUBRE
"Nuestra Señora del Rosario o Virgen del Rosario es una advocación mariana venerada en la Iglesia católica, quien celebra el 7 de octubre la fiesta de la Bienaventurada Virgen María del Santísimo Rosario.


Historia

Cuenta la leyenda que la Virgen se apareció en 1208 a Santo Domingo de Guzmán en una capilla del monasterio de Prouilhe (Francia) con un rosario en las manos, le enseñó a rezarlo y le dijo que lo predicara entre los hombres; además, le ofreció diferentes promesas referentes al rosario. El santo se lo enseñó a los soldados liderados por su amigo Simón IV de Montfort antes de la Batalla de Muret, cuya victoria se atribuyó a la Virgen.
Por ello, Montfort erigió la primera capilla dedicada a la imagen. En el siglo XV su devoción había decaído, por lo que nuevamente la imagen se apareció al beato Alano de la Rupe, le pidió que la reviviera, que recogiera en un libro todos los milagros llevados a cabo por el rosario y le recordó las promesas que siglos atrás dio a Santo Domingo.En el siglo XVI, San Pío V instauró su fecha el 7 de octubre, aniversario de la victoria en la Batalla de Lepanto (atribuida a la imagen), denominándola Nuestra Señora de las Victorias; además, agregó a la letanía de la Virgen el título de Auxilio de los Cristianos.

Cambio de nombre a la festividad

Su sucesor, Gregorio XIII, cambió el nombre de su festividad al de Nuestra Señora del Rosario. A causa de la victoria en la batalla de Temesvár en 1716, atribuida por Clemente XI a la imagen, el papa ordenó que su fiesta se celebrase por la Iglesia universal. León XIII, cuya devoción por esta advocación hizo que fuera apodado el Papa del Rosario, escribió unas encíclicas referentes al rosario, consagró el mes de octubre al rosario e incluyó el título de Reina de Santísimo Rosario en la letanía de la Virgen.
Como anécdotas, tanto la Virgen de Lourdes en su aparición de 1858 como la de Fátima en 1917 pidieron a sus aparecidos que rezasen el rosario. Gran parte de los papas del siglo XX fueron muy devotos de esta advocación, y Juan Pablo II manifestó en 1978 que el rosario era su oración preferida.

Localidades bajo su patronato

Argentina

Arrecifes
Azul
Goya
Paraje Santa Juana en Mercedes Corrientes.
Paraná
Rosario

Colombia

Valledupar, que celebra su fiesta el 29 de abril en honor a la leyenda Vallenata, que habla de la aparicion de la Virgen del Rosario en medio de la conquista española.

Cuba

Melena del Sur.

España

Agüimes (Islas Canarias) celebra sus fiestas durante las dos primeras semanas de octubre, estando declaradas de Interés Turístico Nacional.
Albatera (Alicante) celebra sus fiestas patronales la primera semana de octubre; en su honor se lleva a cabo una romería.
La Alberca Murcia (Murcia).
Alcázar de San Juan (Ciudad Real) celebra sus fiestas patronales en su honor el primer domingo de octubre.
Alhama de Murcia (Murcia).
La Algaida Archena (Murcia).
Alguazas (Murcia).
Beniel (Murcia).
Brenes (Sevilla) celebra en su honor la feria de la localidad la segunda semana de octubre.
Bullas (Murcia).

Otras localidades de España

Cádiz celebra numerosos actos a la patrona como una solemne procesión.
Cabra (Córdoba) desde 1582, celebra su onomástica el 7 de octubre, con función solemne en la capilla de la hermandad.
Cartaya (Huelva) celebra sus fiestas patronales la primera semana que tengas días en octubre.
Colmenares de Ojeda (Palencia) celebra una procesión con la imagen de la patrona también primer domingo de octubre.
La Coruña (Galicia) celebra numerosos actos desde que sus habitantes se encomendasen a ella en 1589, invocando auxilio para liberar a la ciudad del asedio que padecía por parte de tropas inglesas.

Otras localidades de España

Corvera Murcia (Murcia).
Coy Lorca (Murcia).
Cuéllar (Segovia) celebra sus encierros en honor de la imagen el último fin de semana de agosto (Declarados de Interés Turístico Nacional).[6]
Dos Barrios (Toledo) celebra las fiestas en honor a la virgen el tercer domingo de septiembre.
Era Alta Murcia (Murcia).

Otras localidades de España

Fresnedilla (Ávila) celebra numerosos actos a la patrona como una solemne procesión.
Garres y Lages Murcia Murcia (Murcia).
Hellín (Albacete) celebra sus fiestas patronales la primera semana de octubre. También dedica celebraciones en el mes de mayo.
Huebro (Almería) celebra sus fiestas patronales la primera semana de octubre.
Huerta de Rey (Provincia de Burgos), fiestas patronales desde el primer jueves de octubre hasta el siguiente lunes, ambos inclusive.
Lorquí (Murcia).
Macael (Almería) celebra sus fiestas patronales el 7 de octubre.
La Parra (Ávila) celebra sus fiestas patronales el primer domingo de octubre.
Puente Tocinos Murcia (Murcia).
Puerto Lumbreras (Murcia).
Finca Mijare (Sevilla) celebra el día de la Virgen del Rosario en su Esperanza con su salida procesional en el campo.
Salobreña (Granada) celebra sus fiestas patronales la primera semana de octubre; en su honor se lleva a cabo la Romería del Sur
Santomera (Murcia).

Otras localidades de España

El Saucejo (Sevilla).
Sucina Murcia (Murcia).
Torreagüera Murcia (Murcia).
Torrejón de Ardoz (Comunidad de Madrid) celebra sus fiestas patronales en su honor a principios de octubre.
Torres de la Alameda (Madrid) celebra sus fiestas la primera semana de octubre.
Torre Pacheco(Murcia).
La Unión (Murcia).
Valenzuela de Calatrava (Ciudad Real).
Zalla (Vizcaya).
Zeneta Murcia (Murcia).

Guatemala

Quetzaltenango

México

Chihuahua Municipio de Rosario
Sinaloa Municipio de Rosario
Sonora Municipio de Rosario
Veracruz Municipio de Rosario

Perú

Lima.
Huari.
Cuzco.
Huarmey.
Jauja.
Puno.
Arequipa.
Ayacucho.
Ica.
Abancay.

Santuarios donde es venerada

Colombia

Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá (El Santuario).
Catedral de Nuestra Señora del Rosario (Valledupar), donde se encuentra una imagen de esta advocación que porta en sus manos un rosario que perteneció a Isabel la Catolica.

Chile

Iglesia de Santo Domingo (Santiago de Chile).

España

Basílica de La Macarena (Sevilla).
Capilla de Santo Tomé, Cuéllar (Segovia).
San Esteban, Salamanca. (Convento)
Nuestra Señora del Rosario y Santo Domingo, Cádiz. (Convento)
Convento de Santo Domingo, La Coruña.
Ermita de la Virgen del Rosario del Campo (Dos Barrios, Toledo)
Iglesia de San José, Coy (Murcia).

Otras localidades de España

Templo de San Miguel, Cuéllar (Segovia).
Iglesia de Santa María de Gracia, Cartagena (Murcia).
Templo de Santo Domingo, Granada.
Iglesia Parroquial de San Miguel de Reoyo e Iglesia-Convento de San Pablo, Peñafiel (Castilla y León)
Templo de Nuestra Señora del Rosario, Torre Pacheco (Murcia).
Iglesia de Santo Domingo de Guzmán, San Cristóbal de La Laguna (Tenerife).

Guatemala

Basílica de Nuestra Señora del Rosario, Ciudad de Guatemala (Guatemala)

México

Iglesia de Santo Domingo (Ciudad de México).
Iglesia de Santo Domingo de la Ciudad de Puebla (Capilla del Rosario).
Templo de Santo Domingo de Guzmán (Oaxaca) (Capilla del Rosario).

Panamá

Basílica Menor Santiago Apóstol, Natá de los Caballeros

Perú

Basilica de Nuestra Señora del Rosario y Santo Domingo (Lima).
Iglesia conventual de Santo Domingo (Cuzco).
Templo de Santo Domingo (Arequipa).
Iglesia Matriz de Jauja (Junín)

República Dominicana

Catedral de Nuestra Señora del Rosario de Barahona (Barahona).
En este día se pide la ayuda de la santa Madre de Dios por medio del Rosario o corona mariana, meditando los misterios de Cristo bajo la guía de aquélla que estuvo especialmente unida a la encarnación, pasión y resurrección del Hijo de Dios."(1)
"El rezo del Santo Rosario es una de las devociones más firmemente arraigada en el pueblo cristiano. Popularizó y extendió esta devoción el papa san Pío V en el día aniversario de la victoria obtenida por los cristianos en la batalla de Lepanto (1571), victoria atribuída a la Madre de Dios, invocada por la oración del Rosario. Más hoy la Iglesia no nos invita tanto a rememorar un suceso lejano cuanto a descubrir la importancia de María dentro del misterio de la salvación y a saludarla como Madre de Dios, repitiendo sin cesar: Ave María. La celebración de este día es una invitación a meditar los misterios de Cristo, en compañía de la Virgen María, que estuvo asociada de un modo especialísimo a la encarnación, la pasión y la gloria de la resurrección del Hijo de Dios." (2)
Fuente: 1. www.wikipedia.org

viernes, 6 de octubre de 2017

SAN BRUNO

SAN BRUNO,
Confesor
n. 1035 en Colonia, Alemania;
† 1101 en La Torre (Calabria), Italia

Se lo invoca pidiendo su intercesión por las personas poseídas.
SAN BRUNO, Confesor
Estos hombres -de quienes el mundo no era digno-
anduvieron errantes, extraviados por desiertos y montañas,
en cuevas y cavernas de la tierra.
(Hebreos 11, 37-38)

San Bruno, nacido en 1035 en Colonia, de padres nobles y virtuosos, llegó a ser rector de las escuelas de Reims, donde brilló como orador, poeta, filósofo y teólogo; se propuso después, con seis amigos suyos, ir a pedir un retiro a San Hugo de Grenoble, que les dio la Cartuja, donde puso los cimientos de la Orden fervorosa, austera y sabia de los Cartujos. Murió en un retiro de Calabria en 1101.
MEDITACIÓN
SOBRE LA VIDA DE SAN BRUNO
I. Resolvióse San Bruno a prepararse para la muerte mediante una vida santa; dejó el mundo y se retiró a la soledad. El mundo es uno de los más grandes enemigos de nuestra salvación y la soledad nos proporciona el medio para triunfar de él, alejándonos de los objetos que nos incitan al pecado, ¡Oh amable soledad! si los hombres conociesen la inefable alegría de que colmas a tus dichosos moradores, las ciudades se despoblarían y los hombres irían a buscar a Jesús en el seno de los desiertos más inhóspitos. La soledad es la morada habitual del Salvador (Terrtuliano).
II. Después de haber vencido al mundo, hay que someter a la carne, este enemigo que nos sigue a todas partes y lleva contra nuestra virtud asaltos incesantes. Para hacerse señor de ella, San Bruno se sirvió del cilicio, del ayuno y otras austeridades. No creas que la penitencia conviene sólo a los religiosos: tú que estás en el mundo, la necesitas más que ellos, sea para expiar tus pecados, sea para resistir las tentaciones que continuamente te atacan.
III. Al demonio, que es el tercer enemigo que debemos vencer, este ilustre ermitaño opuso la oración. Gran parte del día y de la noche la pasaba en oración y contemplación; los consuelos que gustaba en estos piadosos ejercicios trocaban su soledad en un verdadero paraíso. Retírate, siguiendo su ejemplo, para escapar al peligro del mundo y gustar los encantos del amor de Dios. Encontré la contradicción en la ciudad y me alejé de ella huyendo y habité en la soledad (El Salmista).
El amor a la soledad.
Orad por la Orden de los Cartujos.

ORACIÓN
Haced, os lo suplicamos, Señor, que los méritos de San Bruno, vuestro confesor, acudan en nuestra ayuda, y que su intercesión nos obtenga el perdón de las graves ofensas que hemos cometido contra vuestra Majestad. Por J. C. N. S.

jueves, 5 de octubre de 2017

SAN PLÁCIDO Y SUS COMPAÑEROS


SAN PLÁCIDO
y sus compañeros,

Mártires
SAN PLACIDO Y SUS COMPAÑEROS, Mártires
Quien llamare fatuo a su hermano,
será reo del fuego del infierno.
(Mateo 5, 22)
Tértulo, noble romano, entregó su hijo Plácido a San Benito, para que lo hiciese ingresar en su Orden. Bajo un director tan competente, hizo Plácido rápidos progresos en el camino de la perfección. Un día, estando en Sicilia, en un monasterio que había fundado, fue capturado por los moros con los demás religiosos de su monasterio. Estos bárbaros les hicieron sufrir toda clase de tormentos para obligarlos a renegar de la fe; pero estos ilustres soldados de Jesucristo, animados con el ejemplo de su jefe, obtuvieron la corona del martirio.
MEDITACIÓN
SOBRE LA MALEDICENCIA
I. Dios aborrece tanto la maledicencia, que amenaza con el infierno a quien diga mal de su hermano. Ten cuidado, pues, de este vicio, tan común entre los hombres y tan fácil de cometer: basta una sola palabra, un gesto, para destruir la reputación de tu prójimo, es decir, para arrebatarle lo más precioso que hay después de la gracia de Dios. ¡Qué fácil es comprometer la reputación de los demás y qué difícil repararla! Aprende a enderezar tu vida en lugar de criticar las de los demás (San Jerónimo).
II. Nos hacemos culpables para con el prójimo de calumnia, diciendo de alguien el mal que no ha hecho, o de maledicencia, divulgando sin necesidad el mal que ha hecho. En ambos casos se peca contra la justicia y la caridad. También es una falta disminuir la alabanza debida a las virtudes de los demás, exagerar las faltas de que son culpables o condenar la intención si sus acciones son buenas. ¿Cuántas veces al día cometes estas faltas contra tu prójimo? ¿Te gustaría que te trataran igual ?
III, Imponte una penitencia toda vez que hayas hablado mal de tu prójimo y repara lo antes posible el daño que le hayas hecho. Si se habla mal de ti, busca consuelo en el testimonio de Dios y de tu conciencia. Discípulo de un Dios calumniado, ¿qué derecho tienes de quejarte? Si se habla mal de otros estando tú presente, no oigas al maledicente, desvía la conversación con habilidad, interrúmpela si tienes autoridad como para ello. Donde no hay quien escuche la maledicencia, no hay maledicente (San Jerónimo).
La caridad.
Orad por la enmienda de los detractores.
ORACIÓN
Señor, que nos concedéis la gracia de celebrar el nacimiento al cielo de vuestros mártires San Plácido y sus compañeros, hacednos gozar con ellos de la felicidad eterna. Por J. C. N. S.

miércoles, 4 de octubre de 2017

SAN FRANCISCO DE ASÍS

SAN FRANCISCO
DE ASÍS
,
Confesor
n. 1181 en Asís, Italia;
† 3 de Octubre de 1226 en la Porciúncula, Italia
Patrono de Asís, Italia; Acción Católica; personas en trance de muerte; ecología y ecologistas; medio ambiente; animales; zoológicos; sociedades protectoras de animales; familias; comerciantes; paz. Protector contra el fuego. Se lo invoca para no morir en soledad.
SAN FRANCISCO DE ASIS, Confesor
Llevo en mi cuerpo los estigmas del Señor Jesús.
(Gálatas 6, 17)
Retirado del mundo a los 25 años, después de una juventud disipada pero caritativa, San Francisco está enteramente crucificado para el mundo. Su profunda humildad lo impulsa a rehusar el presbiterado, y desde entonces su vida es un prodigio de virtudes y milagros. Los doce primeros “penitentes de Asís” ya son legión antes de su muerte, con el nombre de Hermanos Menores, y tuvo el consuelo de ver a la Orden de Santa Clara, su santa amiga, extenderse cuando todavía vivía. El Serafín de Asís murió el 3 de octubre de 1226, a la edad de 44 años.
MEDITACIÓN
SOBRE SAN FRANCISCO
I. El amor divino consumió todos los lazos que ataban a San Francisco en la tierra y le hizo abandonar la casa paterna, las riquezas y los placeres. Toda su vida vivió él en este desasimiento; por esto debes tú comenzar a darte a Dios. Es imposible que ames a Dios y al mundo. ¡Ah! los placeres y los honores de la tierra no merecen ocupar tu corazón; déjalos antes que ellos te dejen a ti.
II. Ese mismo amor que separó a San Francisco de los bienes de la tierra, lo unió estrechamente a su Dios y le hizo encontrar en esta unión una inalterable felicidad. De este modo solía decir: “¡Dios mío y mi todo! en Ti es donde encuentro todo lo que necesito”. ¡Alma mía, tratemos de gustar el placer que existe en estar unido a Él; en vano hemos buscado descansar en las creaturas; vayamos a Dios, pero hagámoslo dándonos a Él sin reserva, sin demora y para siempre!
III. El amor, por último, transformó a San Francisco en Jesucristo mismo, por decirlo así, cuando un serafín imprimió en su cuerpo las sagradas llagas del Salvador. No recibió esta gracia sino después de haberse hecho, por una mortificación continua, viva imagen de Jesús crucificado. Como este gran santo, lleva tú constantemente en tus miembros la mortificación de Jesucristo. Mira al Salvador clavado en la cruz: he ahí el verdadero modelo de predestinados. Para llegar a ser semejante a Él, es preciso que la mortificación imprima en tu cuerpo sus adorables estigmas. Llevan en sí las llagas de Cristo quienes mortifican y afligen el cuerpo (San Jerónimo).
La mortificación.
Orad por la Orden de San Francisco.
ORACIÓN
Oh Dios, que, por los méritos de San Francisco dais sin cesar nuevos hijos a vuestra Iglesia, concedednos la gracia de despreciar, siguiendo su ejemplo, los bienes terrenales y poner nuestra dicha en la posesión de los dones celestiales.
Por J. C. N. S.

martes, 3 de octubre de 2017

La Misa Tridentina

La Misa Tridentina consiste en la celebración de la Santa Misa según el rito promulgado por el Papa San Pío V en el año 1570 por medio de la Bula Quo Primum Tempore.
La Misa de San Pío V tiene sus orígenes en las más remotas tradiciones apostólicas y alimentó el alma de los santos más encumbrados de la historia de la Iglesia.
Este rito proviene visiblemente del corazón de nuestra Santa Madre la Iglesia y es el fruto de una larga tradición. Expresa santamente la doctrina católica del Santo Sacrificio de la Misa y fue canonizado por San Pio V definitivamente. Él lo estableció como la manera oficial de decir la Santa Misa, válida para todos los sacerdotes de rito romano en todo tiempo.

Elementos de la Misa Tridentina

La Misa Católica Tradicional es compuesta por dos partes, a saber, su parte esencial, que son los elementos instituidos por Nuestro Señor Jesucristo, y las oraciones, palabras y ceremonias que los acompañan.
Los elementos esenciales de la Santa Misa, instituidos por Jesucristo en la Última Cena, son:
  • La materia: pan y vino;
  • La forma, o sea, las palabras de la consagración: “Este es mi Cuerpo” y “Este es el cáliz de mi Sangre…”;
  • Un sacerdote válidamente ordenado que,
  • tenga la intención de hacer lo que la Iglesia hace en la confección de este sacramento.
Las palabras y ceremonias que acompañan esos elementos esenciales se desarrollaron a lo largo de los siglos hasta alcanzar la forma que llegó a nuestros días.
Todas las oraciones y ceremonias en torno a las palabras de la consagración han sido introducidas por la Santa Iglesia para realzar la majestad de tan gran misterio, para instruirnos, aumentar nuestra fe e inflamar nuestra devoción. “No hay en toda la Cristiandad un rito tan venerable como el del Misal Romano” dice uno de los más sabios liturgistas (Fortescue).
 

Daría hasta la última gota de mi sangre por la mínima práctica de la Iglesia." Santa Teresa de Jesús

Historia de las Ceremonias de la Santa Misa

Durante los siglos I y II, las palabras de Cristo estuvieron rodeadas por una liturgia inicial que, poco a poco, fue germinando en las partes oriental y occidental del Imperio Romano. Todas las divisiones principales de la Misa aparecieron ya en el siglo III y, en el siglo IV, el rito romano quedó plenamente conformado, durante el pontificado del Papa San Dámaso (366-384).
Pero hasta San Gregorio Magno (590-604) no existía un libro único con todos los textos de las misas del año. Este santo papa mandó redactar el liber Sacramentorum en el principio de su pontificado, para uso en las stationes romanas, o sea, para la liturgia pontificia de la ciudad de Roma. Ese misal contiene prácticamente la Misa Tradicional tal como llegó a nuestros días, ya que las modificaciones hechas por San Pío V (1566-1572) fueron muy pequeñas.
Por lo tanto, podemos asegurar que la misa que actualmente es llamada de San Pío V y que llegó a nuestros días después de haber nutrido la piedad de todos los santos de la Iglesia no es sino el rito romano tal cual lo encontramos, en sus partes más importantes, en el pontificado de San Dámaso (siglo IV), y que fue posteriormente copilado en forma de misal por San Gregorio Magno.

Canon de la Misa

El Canon de la misa, aparte de algunos retoques efectuados por San Gregorio Magno, alcanzó con San Gelasio I (492-496) la forma que conserva hasta hoy. Los Romanos Pontífices no dejaron de insistir desde el siglo V sobre la importancia de adoptar el Canon Missae Romanae, dado que remonta a nadie menos que al mismo Apóstol San Pedro.
En efecto, a causa de la ley del arcano (ley por la cual, en la época de las persecuciones, se mantenía sigilo especial sobre las principales verdades de fe), los textos más antiguos del Canon de la misa datan del siglo IV, con todo, el Concilio de Trento nos enseña que remonta a los apóstoles.

Codificación hecha por San Pío V

San Pío V codificó la misa romana antigua en su forma más pura según la indicación del Concilio de Trento (1545-1563):
 

El sacrificio cúmplase según el mismo rito para todos y por todos, de forma que la Iglesia de Dios no tenga más que una misma lengua… que los misales sean restaurados según el uso y las costumbres antiguas de la misa romana".
El Misal así restaurado fue promulgado de forma particularmente solemne en el día 19 de julio de 1570 por la Bula Quo Primum Tempore. La bula precisa bastante claramente que no establece un nuevo rito, sino “un misal revisado y corregido”.

¿Por qué el Latín?

El uso del latín “es una señal hermosa y manifiesta de la unidad, así como un antídoto efectivo contra cualquier corrupción en la verdad doctrinal” (Papa Pío XII, Encíclica Mediator Dei).
El objetivo de San Pío V al mandar codificar la Misa (en el siglo XVI) no fue sino el de la unidad de la Iglesia, asegurada por la unidad en el culto católico. Para evitar la disparidad de rito, mucho contribuyó la uniformidad en el idioma, preservando la Iglesia no solo contra el cisma sino también contra la posible introducción de errores doctrinales.

Señal de unidad y universalidad

La Misa en latín no es una manera selectiva o novedosa de oficiarla, ni tampoco elitista o exclusivista, todo lo contrario, es el modo católico (universal, en griego) de oficiarla, acomodada para que sea escuchada por toda persona bautizada del mundo sin importar la nacionalidad que tenga.
Durante siglos, un católico podía asistir a la Misa en cualquier parte del mundo y siempre hallaba la misma forma católica de seguirla y cumplir con el precepto dominical. Si pudiésemos viajar a través del tiempo, encontraríamos la misma verdad: una Misa ofrecida por un sacerdote católico que viviera en Roma en el año 570 sería igual a una ofrecida por un sacerdote que viviera en Nagasaki en 1940, o la de un sacerdote de la FSSPX en el año 2015.
Este hecho refleja claramente dos de las cuatro notas de la Iglesia Católica; su unidad y su catolicidad (universalidad) en relación al tiempo y al espacio.

Antídoto contra el error

La historia nos demuestra que los vocablos de los idiomas cambian de significado con el tiempo y que se introducen también modismos por el habla popular. Pero el latín, siendo una lengua muerta, no se modifica a través de los tiempos y los lugares, de modo que su uso contribuye en la perpetuidad y universalidad de los ritos católicos, a pesar de su difusión entre tan gran diversidad de idiomas, naciones, costumbres y tiempos.
Esa característica también ayuda a proteger la fe contra el error. En efecto, el Papa Pío XII declaró expresamente que la Sagrada Liturgia está íntimamente vinculada a las verdades de la Fe Católica y por lo tanto debe conformarse a ella y reflejar esas verdades. De tal forma que, así como no podemos comprometer una sola verdad de fe, so pretexto de acomodar la liturgia a las exigencias de los pueblos y de los tiempos modernos, es necesario igualmente conservar inalterable la liturgia para que continúe a salvaguardar esa integridad de la fe (Pío XII, Encíclica Mediator Dei).
Hasta los protestantes reconocieron la conexión entre las enseñanzas de la Iglesia y la Misa, a tal punto que Lutero creyó que eliminando la Misa, podría derrocar el Papado.

Los primeros idiomas usados en la Misa

La Misa se decía originalmente en arameo, puesto que esta era la lengua que hablaban Cristo y los Apóstoles. Las expresiones: “Amen, Alleluia, Hosanna y Sabbaoth” son palabras arameas que aún permanecen en la Santa Misa.
Cuando la Iglesia se extendió por todo el mundo pagano en el siglo I, adoptó el griego en su liturgia, porque este era el idioma internacional en el Imperio Romano, a semejanza del inglés actualmente. El uso del griego continuó hasta el siglo II y parte del siglo III. El Kyrie eléison y el símbolo litúrgico “IHS” (derivado de la palabra Jesús en griego) son una prueba del uso de este idioma en la liturgia.
Con todo, hacia el año 250, la Misa se decía generalmente en latín en la parte occidental del Imperio Romano, incluyendo las ciudades del Norte de África. Con la fragmentación del Imperio y las invasiones bárbaras, el latín dejó de ser lengua hablada hacia los siglos VII y IX; sin embargo, la Misa siguió siendo rezada en latín porque gran parte de su liturgia había sido creada en esa lengua. Los Santos Padres de la Iglesia, por entonces, no vieron razón alguna para adoptar las nuevas lenguas vernáculas que estaban en desarrollo al rededor del mundo conocido.
Este fue un medio providencial; porque el latín, aunque lengua muerta, sirvió como medio de comunicación internacional y señal de unidad en la Iglesia a través de los siglos.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Domingo 1 de Octubre: Misa Tridentina

*
Santa Misa Tridentina
Domingo 1 de octubre de 2017
17:00 hrs
Parroquia Santa Bárbara de Casablanca.
*
Dominica XVII Post Pentecosten I. Octobris ~ Semiduplex Dominica minor
Commemoratio: S. Remigii Episcopi Confessoris

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Federación Internacional Una Voce (FIUV): Nuevo Consejo.

Asamblea General 2017: Oficiales y Consejo

Se eligió a los siguientes miembros: 

Presidente: Felipe Alanís Suárez (Una Voce México) 

Presidente de Honor: Profesor Conde Neri Capponi; Jacques Dhaussy (Una Voce Francia) 

Vicepresidentes : Patrick Banken (Una Voce Francia)
Jack Oostveen (Ecclesia Dei Delft, Países Bajos) 

Secretario : Joseph Shaw (Latin Mass Society, Inglaterra y Gales)

Tesorero : Monika Rheinschmitt (Pro Missa Tridentina, Alemania) 

Consejeros : 
Oleg-Michael Martynov (Una Voce Rusia) 
Jarosław Syrkiewicz (Una Voce Polonia) 
Derik Castillo (Una Voce México) 
Andris Amolins
Eduardo Colón (Una Voce Puerto Rico) 
Fabio Marino (Una Voce Italia)
Egons Morales Piña (Una Voce Casablanca, Chile)