domingo, 6 de diciembre de 2015

Martirologio Romano 1956.

6 de Diciembre / Die 6 Decembris. Octavo Idus Decembris. 


En Mira, metrópoli de Licia, el tránsito de San Nicolás, Obispo y Confesor, de quien, entre muchos insignes milagros, se cuenta éste muy memorable: que, estando lejos, se apareció al Emperador Constantino, y con persuasiones y amenazas le convenció a perdonar la vida a unos hombres que invocaban al Santo.
Myrae, quae est metropolisLyciae, natalis sancti Nvcolai, Episcopi et Confessoris, de quo, inter plura miraculorum insignia, illud memorabile fertur, quod Imperatorem Constantinum ab interitu quorumdam se invocantium, longe constitutus, ad misericordiam per visum monitis deflexit et minis.

El mismo día, san Policronio, Presbítero, que en tiempo del Emperador Constancio, mientras celebraba la Misa delante del altar, fue acometido de los Arríanos y degollado.
Eodem die sancti Polychronii Presbyteri, qui, tempore Constantii Imperatoris, cum ad altare Missas ageret, invasus est ab Arianis et jugulatus.

En África, san Mayórico, hijo de santa Dionisia, el cual, siendo jovencito y temiendo los suplicios, fortalecido con las señas y las palabras de su madre, fue el más esforzado de todos, y en medio de los tormentos entregó su espíritu. Su madre, abrazándose a él, le enterró en su casa, y junto a su sepulcro acostumbraba hacer frecuentemente oración.
In Africa sancti Majorici, filii sanctae Dionysiae, qui, cum esset adolescentulus ac tormenta pavesceret, matris obtutibus verbisque corroboratus est, et, ceteris fortior factus, in tormentis animamreddidit; quem amplexata mater domi sepelivit, et ad ejus sepulcrum assidue orare consuevit.

Allí mismo, las santas mujeres Dionisia, madre de san Mayórico Mártir, Dativa, Leoncia y un religioso varón, por nombre Tercio, Emiliano, médico, y Bonifacio, con otros tres. Todos ellos, en la persecución Vandálica, reinando Hunerico Arriano, en defensa de la fe católica, atormentados con gravísimos e innumerables suplicios, merecieron ser asociados al número de los Confesores de Cristo.
Ibidem sanctarum mulierum Dionysiae, quae sancti Majorici Martyris exstitit mater, Dativae ac Leontiae; itemque religiosi viri, nomine Tertii, Æmiliani medici, et Bonifatii, cum aliis tribus. Hi omnes, in persecutione Wandalica, sub Ariano Rege Hunnerico, gravissimis et innumeris suppliciis pro catholicae fidei defensione cruciati, sanctorum Christi Confessorum numero sociari meruerunt.


En Roma, santa Asela, Virgen, la cual, según escribe san Jerónimo, fue bendita desde las entrañas de su madre, y pasó la vida en ayunos y oraciones hasta la vejez.
Romae sanctae Asellae Virginis, quae (ut beatus Hieronymus scribit), ex utero matris benedicta, vitam in jejuniis et orationibus usque ad senectam produxit.

En Granada de España, el suplicio de san Pedro Pascual, Obispo de Jaén y Mártir, de la Orden de nuestra Señora de la Merced, Redención de Cautivos.
Granatae, in Hispania, passio beati Petri Paschasii, Episcopi Giennensis et Martyris, ex Ordine beatae Mariae de Mercede redemptionis captivorum.


Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.