domingo, 24 de enero de 2010

3º Domingo después de Epifanía.

(II clase, verde) Gloria y Credo. Prefacio de la Santísima Trinidad. (Se omite por este año la fiesta de la Conversión de San Pablo)
*
Acabo de curar al leproso, al que vemos camino del Templo, cuando señala ya al centurión, con la mano, el siervo a quien ha devuelto la salud. Poder de la fe que así fuera al amor al milagro.
*
*
La Biblia y la Liturgia de este día.
*
Sobre la curación del criado del centurión, véase un milagro semejante en el 20º domingo después de Pentecostés. Nótese en estos textos la insistencia sobre la fe.
Sobre la curación del leproso recurrir también a lo que se dice en el 13º domingo después de Pentecostés, cuyo evangelio subraya muy particularmente el papel de la fe en un milagro similar. Recordar también las señales del mesianismo de Cristo (Mateo 11, 2-6). Resultará interesante leer en 4 Reyes 5 la curación de Naamán, de la que habla Lucas (4, 16-30). Veáse, igualmente, en las instrucciones de Jesús a sus discípulos. Mateo 10, 8.
Sobre la legislación relativa a la lepra: Levítico 13, principalmente 49; 14, sobre todo 2-7.
Sobre la universalidad de la redención, veáse lo que se dijo en el domingo 2º de Adviento.

1 comentario:

pacomoreno dijo...

Me parecen muy interesantes sus comparaciones entre la Biblia y la Liturgia porque nos invitan a la lectura de ambos textos. Creo que es un tipo de trabajo que puede volver a hacer uso de él en el futuro.

Le agradezco el tiempo que ha empleado en tan bella labor y deseo fervientemente que el Señor se lo premie.